Institut de Ensenyança Secundaria Enric Valor

IDIOMES

Notícia

Atenas, la joya más rica del mundo

15/09/2017

Imagens Notícia
Atenas

Experiencia Erasmus+ de los profesores Joan Camarasa y Amparo Cebrián.

El mes de julio de 2017, del 9 al 21, asistimos y realizamos el curso "Modern greek for foreign learners" que tuvo lugar en la milenaria ciudad de Atenas, capital de Grecia. Organizado por Neohel y dirigido eficazmente por Evangelia Georgantzi. Curso enmarcado en el Proyecto Erasmus +, que nuestro centro desarrolla hasta mayo de 2019, bajo el título de "FORMACIÓN DE CIUDADANOS DEL SIGLO XXI A TRAVÉS DE LAS COMPETENCIAS CLAVE", financiado por la Unión Europea.

Hemos participado en este apasionante proyecto por primera vez, siendo muy ilusionante, ya que aúna una formación en el extranjero para profesores con varias de nuestras pasiones, un infinito amor por las lenguas, la cultura, la historia y la educación.

El resultado, una experiencia inolvidable. En el plano profesional el aprovechamiento es sumamente productivo, las ideas que hemos extraído del curso nos servirán en muchos aspectos.
Factores como la calidad del curso, la pericia docente de Valina Kyriazi-Tedeski , la idoneidad de los contenidos o las actividades culturales, en suma la inmersión en la realidad cultural griega han contribuido a tal exitoso fin.

En primer lugar la extensa revisión de los conceptos y conocimiento de una lengua europea, la griega, con unas conexiones con las lenguas románicas apasionantes y enriquecedoras, que la profesora con una erudición exquisita nos iba desgranando los vericuetos lingüísticos de su lengua materna, conectando con su conocimiento del inglés, del francés y del español.

En segundo lugar, unos métodos educativos dinámicos y motivadores, aplicables por mimetismo en nuestro quehacer cotidiano en el aula, guiados por la excelente profesora, que con su saber hacer, convertía las largas sesiones en productivas clases multidisciplinares; lengua, literatura, cultura clásica, política, sistema educativo o historia, siempre comparando diversos países europeos.
Por último, no podemos olvidar el bagaje cultural mediterráneo aprehendido, saboreado en cada actividad, visita a museos, estadía en los lugares arqueológicos o el paseo por sus calles, sin olvidar el contacto con los atenienses del siglo XXI.

La Grecia moderna es un país realmente desconocido por muchos, a pesar de estar desgraciadamente en la mente de todos por unos clichés preconcebidos.
Nuestra adoración por la cultura helénica nos permite la apreciación, estos días, de su pasado en toda su plenitud e inmediatez, no sólo el pasado clásico, en la majestuosa Acrópolis y su extraordinario nuevo museo, sino el prehelénico, en el museo Arqueológico de Atenas, o el bizantino, en el museo Bizantino. Además, el presente, esa Grecia moderna, tan parecida a nosotros, como esa prima poco tratada pero tan familiar, en el carácter amigable de las gentes, la buena gastronomía mediterránea, la bulliciosa vida en los espacios públicos, en parques o terrazas. Todo ello, por supuesto, matizado por el espeso velo de la reciente crisis, apreciable en los barrios de Atenas y en el ánimo de los habitantes. El incierto futuro se acerca con sigilo y los resignados griegos siguen con sus vidas, con sus expectativas truncadas, demuestran que no se rinden con cada frase, pensamiento y actitud frente la adversidad.
Los paseos por la ciudad nos mostraron la geografía ateniense, desde sus colinas, vigías del paso del tiempo, cómo Licabetos, Filopapo o la propia Acrópolis, barrios como Kolonaki, Maroussi, o Plaka y el lejano Pireo nos atestiguan la amplitud de la blanca metrópoli pentamillonaria, conviviendo restos del siglo V a de C.con los cruceros del siglo XXI atracados en su puerto vomitando turistas ansiosos de su foto en el Partenón ante la atenta mirada de los habitantes de la polis contemporánea.

Gracias a los armadores griegos, millonarios del siglo XX, podemos admirar sus patrocinados museos como el museo Benaki, el museo Cicládico o el nuevo complejo cultural Stavros Niarchos en Faliro.

Otras actividades que pudimos realizar fueron muy enriquecedoras. Así, con la visita a la isla de Egina pudimos ver los restos del templo clásico mejor conservado, acercarnos a la religión ortodoxa en el monasterio de San Nectario y degustar los frutos más famosos de la isla, los pistachos. Acompañados por la incansable Irene Balykina, coordinadora de Neohel, siempre pendiente de cada detalle. Con la asistencia a un concierto en el estadio Olímpico de Atenas, el Kalimármaro, con más de treinta cantantes y acompañados de más de sesenta mil atenienses, apreciamos la música griega contemporánea y la despreocupada vida cotidiana de los habitantes prestos a marchar a las islas. También fuimos agasajados con una cena concierto en un rebetádico, fundado en 1920, vivimos la música griega folclórica, el rebétiko, y degustamos la excelente y variopinta gastronomía del país.

El relato sería inacabable, pues tantas son las emociones, sentimientos y vivencias que nos llevamos en nuestra memoria y nuestro corazón.

Esta vivencia nos va a motivar para seguir entusiasmados con el proyecto Erasmus y aplicar en nuestras clases todo este ingente aporte a los contenidos de nuestras asignaturas, a las programaciones de actividades en el centro para contagiar estas ansias de conocimiento a nuestros alumnos en Castalla para que puedan vivir de primera mano experiencias tan completas como las que ofrece el programa Erasmus +.

Autor: Jorge Fernández González Enviar correo al redactor

Enllaços relacionats